domingo, mayo 02, 2010

Viajera de Libros

El primer libro que recuerdo fue Mujercitas, el vol II me lo regalo mi mamá y a ella su abuela, yo tenía unos 11 o 12 años tiempo después me compro el vol I, ese libro fue mi favorito por años, posteriormente me completaron la colección y me regaló hombrecitos, a lo largo de mi vida los he leído una y otra vez, el primero de ellos ya esta deshojado y algunas hojas perdidas, aun asi lo conservo por razones sentimentales. Los otros dos se extraviaron en mis multiples cambios de residencia recientes, y aun cuando sean cursis, son libros a los que les tengo un cariño especial, -porque dejenme les digo que yo quiero a mis libros- esos libros me abrieron las puertas, o mejor dicho las pastas de muchos otros. Con ellos he reido, llorado, me han acompañado en mis viajes; y también he viajado a través de sus paginas, he aprendido, y me he divertido.
         Una de mis cosas favoritas de leer es que no todos vivimos los libros de la misma forma, cada quien visualiza su propia version de los personajes, escenarios y situaciones, un libro nunca es igual para nadie. Y si alguien ha leido algun libro mas de una vez, estara de acuerdo conmigo en que tambien cada lectura es diferente, siempre encontramos algo nuevo y diferente. Es por eso que soy una acerrima enemiga de llevar libros a la pantalla, nunca le hacen justicia a la imaginación del lector.
       Leer para mi ha sido fundamental, un placer casi obsesivo cuando alguno me atrapa, al grado de que cuando era mas joven incontables veces me amanecio, leyendo un libro que no podia soltar, y a causa de eso tengo ciertos nada interesantes records de lectura, como por ejemplo que leí Los pilares de la tierra (1403 pags) en tres dias, y eso por que tenia que ir a la oficina.
     Si eres un lector, espero que te hayas indentificado con lo que siento, si no, espero que estos desvarios de una lectora empedernida, despierten en ti la curiosidad de intentarlo, no te vas a arrepentir.

Leo
@flakka82

1 comentarios:

Daniel Castilla dijo...

¡Me gustó mucho! y me recordaste los libros de biblioteca de la facultad, la dictadura de los subrayados, que horrible es leer un libro cuando alguien te impone lo que le pareció importante.